Cómo un soldado retirado salvó cuatro vidas en un solo día

Tras su paso por Irak y Afganistán, el veterano del Ejército, Chris Forthman había visto mucha maldad en el mundo. No es de extrañar que el mayor acto de bondad empezara con él.

Rebecca Cherry (derecha), 56 años, educadora del Bronx, NY; y Chris Forthman (izquierda), 35 años, militar retirado, de Tulsa, OK

Chris Forthman no es como la mayoría de la gente. Donde otros se preguntan: “¿Qué gano yo?”, este veterano de 35 años quiere saber: “¿Cómo puedo ayudar?”. Tal vez sea el resultado de haber crecido como hijo de un predicador de Oklahoma en una familia en la que “el amor al prójimo” era una regla de la casa tan importante como hacerse la cama.

Sin duda, los cinco años que Chris pasó en el Ejército, primero en Irak y luego en Afganistán, también le marcaron. En Irak, el fuego de mortero enemigo mató a su compañero de cuarto de la base militar. No es algo de lo que le guste hablar.

Allí te inculcan la idea de ‘cuidarse los unos a los otros’. Tienes ese sentido del deber en el Ejército.

Chris Forthman

Tras su paso por el Ejército, Chris se trasladó a la ciudad de Nueva York, donde encontró trabajo como conductor, a través de una aplicación para compartir viajes en coche. Una noche, estando tranquilo en casa, vio un programa de televisión sobre una persona enferma de cáncer que recibe un trasplante de médula de su hermana. Chris, cuya propia madre había luchado contra el cáncer un año antes, sintió una punzada y un destello de inspiración. 

Incluso como veterano, Chris sigue teniendo un profundo sentido del deber.

Tomé el tren hasta Montefiore y entré. Pregunté: ‘¿Qué es lo que necesitan en esta área?’

Chris Forthman

Un mes más tarde, le llamaron del hospital: ¿estaría Chris interesado en un procedimiento de donación de riñón a cuatro bandas? Desde el hospital le explicaron que su solicitud había creado la oportunidad de un atípico trasplante “dominó” en el que participarían hasta cuatro pacientes con donantes dispuestos pero incompatibles. Chris donaría su riñón a un hombre cuya hija donaría, a su vez, su riñón a una mujer cuyo hijo donaría a un receptor compatible, y así sucesivamente. Chris dijo que sí al instante.
 
Las cirugías se programaron para el Día de los Veteranos.

Rebecca Cherry fue la penúltima receptora. De 56 años y trabajadora en una guardería, padecía una insuficiencia renal en fase tres como consecuencia de una hipertensión. Debido a esta enfermedad, su vida era una lucha diaria.

La propia Rebecca estaba perdiendo la esperanza de encontrar un donante. 

Estuve en una zona oscura… Mi cuerpo estaba hinchado. Me costaba mucho caminar una cuadra.

Rebecca Cherry

La diálisis facilitaba las cosas, pero Rebeca sabía que no era una solución a largo plazo. Simplemente tenía mucho que hacer. Se enorgullecía de no faltar nunca al trabajo. Le encantaba jugar con sus nietos y viajar con su marido, Lawrence. Activa en su parroquia, con frecuencia hacía trabajos de voluntariado y enseñaba en la escuela dominical. La cadena dominó de trasplantes de riñón iniciada por Chris le devolvió la plenitud de sus días.

Tras la operación, Chris tiene una renovada pasión por la vida y por las partidas de cartas de juegos fantásticos. 

Han pasado cinco años desde las operaciones de trasplante, y los receptores están todos sanos y salvos. Chris, por su parte, ha vuelto a Tulsa. Es un ávido jugador de juegos de rol en vivo y de partidas de cartas de juegos fantásticos. Pero, a día de hoy, la mejor partida que ha jugado fue una ronda de dominó con cuatro desconocidos, donde todos ganaron.

Rebecca espera volver a tener una vida plena gracias a Chris.

Chris es la persona que ha salvado mi vida. Si no hubiera tenido interés en hacer algo por Estados Unidos, por su gente, yo seguiría en diálisis ahora mismo.

Rebecca Cherry

Hazte donante de órganos en vida con un líder nacional en trasplantes

A día de hoy hay cientos de pacientes de Montefiore-Einstein a la espera de un hígado o riñón salvador. Su supervivencia depende de la generosidad de donantes en vida como tú.

¿Buscas un trasplante salvador de riñón o de hígado?

Para más información, escribe al Centro de Trasplantes Montefiore Einstein transplant@montefiore.org o llama:

Donación de riñón en vida
1-877CUREKDNY (1-877-287-3536)

Donación de hígado en vida
1-888RXLIVER (1-888-795-4837)